lawebdemanel.com
 
Espiando al prójimo
 
   Navegación
 

 

Casi siempre que he comentado a alguien no aficionado a la astronomía que tengo un pequeño telescopio en mi casa, tarde o temprano he oido algo así como. " Está muy bien eso de mirar estrellas. ¿Pero a que también miras a las vecinas?

De una vez por todas voy a contestar a esta pregunta.

Es cierto que los telescopios aumentan el tamaño de las imágenes, por lo que aparentemente acercan los objetos lejanos a nuestra vista.

En aplicaciones astronómicas es más importante el diámetro de la lente o espejo (apertura) que la ampliación, por lo tanto los aficionados disponemos del telescopio del máyor diámetro que podemos permitirnos.

Cuanta más apertura se pueden observar objetos menos luminosos.

En cuanto a la ampliación de imagen se suele usar bastante baja para obtener el mayor contraste.

En resumen: Tenemos un aparato que nos permite ver luminosidades débiles y además con una ampliación que aunque digamos baja no deja de ser del order de 35 o 40 aumentos.

Si la aumentamos hasta 100 o 200 perdemos contraste pero tenemos imágenes mucho mayores.

¡Evidentemente que sirve para espiar al vecino!!!!

¿Donde están los límites?

Hay dos límites físicos:

1- Estamos mirando a través de las capas más densas de la atmósfera que están en contínuo movimiento lo cual distorsiona las imágenes.

2- Perdemos contraste a medida que ampliamos la imagen.

Aparte hay otros límites:

1- Las monturas telescopicas (soportes) normalmente son del tipo ecuatorial con un eje paralelo al eje de rotación terrestre. Esto las hace buenas para seguimiento de astros pero no muy prácticas para localización terrestre. Las hay por eso altacimutales que son precisamente lo contrario.

2- La imagen telescópica esta invertida (lo de arriba está abajo), lo cual crea ciertas molestias, aunque hay lentes para corregir esto.

3- La moral particular de cada cual.

Para ilustrar hasta donde se puede llegar en imágenes terrestres incluyo una fotografía realizada desde una distancia de 1.800 m de la montaña del Tibidabo de Barcelona y un detalle tomado con el telescopio desde la misma distancia.

La imagen telescópica es redonda pero he seleccionado sólo la parte central.

Que cada uno juzgue lo que crea.

 

La foto de conjunto ha perdido calidad al reducirla de 3,2 Mpixels a un tamaño más razonable para incluirla en la página. En la foto telescópica aparecen algunas manchas producidas por motas de polvo en el ocular que normalmente no son perceptibles en su uso normal.