La RCM como modelo de la materia

 

La RCM constituye en sí misma un modelo de la materia.

 

 

En efecto cualquier partícula elemental queda definida por su masa y la distancia D , anteriormente no se hacían hipótesis respecto a ella y podía ser cualquier longitud asociada a la partícula, aquí en cambio se asigna al diámetro de la partícula, suponiendo ésta esférica.

 

Al ser la constante mD  invariable respecto a las transformaciones de Lorentz, resulta que cualquier cambio de diámetro se corresponde con un cambio de masa.

 

Veremos ahora como debe responder una partícula a los cambios de velocidad relativa.

 

La Relatividad Especial exige que en la dirección del movimiento haya un acortamiento de las dimensiones de cualquier móvil.

 

Pero hemos de tener en cuenta la energía de la partícula:

 

 

Está deducida partiendo de la RCM y de e= mc2 y es la energía de una esfera cargada de diámetro D.

 

Si el acortamiento debido a la velocidad fuese sólo en la dirección del movimiento, la esfera se transforma en un elipsoide, con lo que la anterior ecuación no es cierta.

 

Sólo es posible mantener esta ecuación si se mantiene la forma esférica, así pues una misma partícula se verá como esferas de diferente diámetro por diferentes observadores.

 

Tenemos pues un modelo en el que todas las partículas tienen la misma naturaleza y son esféricas, manteniendo en cualquier circunstancia esta esfericidad. Quedan definidas por su masa y su diámetro, teniendo siempre carga eléctrica.